Están hechas de silicona medica, 100% hipoalergénicas, completamente libres de químicos, y productos que puedan perjudicar nuestra salud. A diferencia de los demás productos, las copas menstruales recogen el flujo en lugar de retenerlo, por lo que mejoran nuestra relación con nuestro ciclo menstrual.