La primera luna de mi hija. ¿Qué hacer?

Cada vez las niñas menstrúan a edades más tempranas, y últimamente nos ha a tomado desprevenidas. Pensar que nuestra «pequeña bebe» de 10 años se transforme en mujer es más difícil de asimilar para la madre que para la misma hija. Muchas veces este acontecimiento hacen que se alejen, ya no haya contacto físico y solo existan constantes peleas. El secreto para lograr que este paso de niña a mujer sea maravilloso, está en recibir a la menstruación de una manera sagrada y entender profundamente que ahora tu hija es una MUJER y por lo tanto debes respetarla como tal y guiarla como Mujer experimentada que eres.

En tienda roja realizamos iniciaciones menstruales , preparamos a las madres para responder las preguntas de sus hijas y les damos herramientas para manejar adecuadamente este nuevo periodo de vida en la relación con su hija. También les guiamos a las niñas para que reciban su menstruación de manera luminosa, sin tapujos, ni miedos, ni prejuicios. En el taller realizamos un ritual de pase de niña a mujer, esta ceremonia ayuda muchísimo a realizar verdaderamente la introyección de lo maravilloso que es ser Mujer.

Algunas madres que no viven en Ecuador me han pedido que escriba unas recomendaciones para manejar la primera luna de sus pequeñas. Así que aquí el blog tan esperado.

1. Primero debes trabajar con una terapeuta o sanadora sobre como manejas tu femenidad, como entiendes tu sangre y como recibes cada vez a tu luna. Que tú tengas una sana relación con tu menstruación ayudará muchísimo a que tu hija la reciba con amor y tranquilidad. Entender a nuestra sangre como pura y creadora, ayuda a que la relación con nuestra femenidad sea más honesta y empoderada.

2. Conversa con ella desde siempre sobre lo que va a pasar en esos días. Digo «desde siempre» porque desde pequeñitas puedes contarle que se siente menstruar, que se siente que salga sangre sin dolor , sin heridas de tu vulva y como tu útero se agranda en los días de luna. Si tu hija ve que es hermoso y natural recibir el periodo cada mes, seguro lo esperará con ansias.

3. Cuando tenga 9 años empieza a darle opciones para recoger su luna, habla de las toallas sanitarias, tapones, copas, tollas de tela, esponjas, entre otras. Permítele que ella escoja teniendo en cuenta todos los pro y contra de cada opción. También instrúyele como colocarla en la ropa interior o dentro de su vientre. Es importante que le des opciones de alimentación y de hierbas naturales para pasar el malestar o las nuevas sensaciones que vendrán con el sangrado.

4. El día que llegue su luna, festeja con ella! que no haya lágrimas! solo de felicidad. Haz una fiesta roja con rica comida y todas las mujeres de tu hogar y sus amigas. Claro que si tu hija prefiere que sea un secreto respeta su decisión.

5. Que el día de su primera luna sea inolvidable! Pasen juntas, leyendo, en la peluquería, descansando, mimándose. Es un día que recordará por siempre tu hija y además puede unirlas muchísimo.

El secreto para lograr que este paso de niña a mujer sea maravilloso, está en recibir a la menstruación de una manera sagrada y entender profundamente que ahora tu hija es una MUJER y por lo tanto debes respetarla como tal y guiarla como Mujer experimentada que eres.

6. Debes entender que tu hija esta pasando por muchísimos cambios y puede estar intolerante, malgenio y sin tener claridad sobre lo que quiere. Es normal que este así, todo es diferente para ella. Se tolerante y respeta sus decisiones. Ahora es una mujer y debes entenderla así (no importa que tenga 10 años).

7. Mímale mucho esos días, incentívale a descansar y a retomar fuerzas. Muchas veces cuando madre e hija se conectan profundamente menstrúan juntas. Así que tu también descansa con ella, lean un libro, vean una película o simplemente pasen mimándose la una a la otra.

8. Ahora que tu hija ya es una mujer, tiene todo el derecho de saber los secretos de mujeres, invítale a las reuniones de tus amigas y devela poco a poco los secretos de la sexualidad sagrada. Es mejor que de ti tenga la información que del mundo de afuera.

9. Puedes proponerle cambiar algo de su cuarto, comprarle unas nuevas sábanas y ropa interior. También puedes proponerle hacerse un cambio de look, o la primera depilación. Los cambios de afuera le ayudarán a organizar los cambios internos.

10. Disfrútala! ahora eres su cómplice, su guía, su maestra. Si ves a tu hija como una mujer que recién comienza a transitar por los caminos femeninos y no como la que debes dar órdenes, imposiciones como si fuera niña, seguro, segurísimo su relación será maravillosa. Ahora eres la mujer sabia del hogar y debes guiar a tu hija en este nuevo transitar. Ya no la veas como a una niñita, sino como a la mujer que es, respeta sus decisiones, su caminar, solo así te permitirá caminar a su lado.