Alquimia Sexual

424
La sexualidad por mucho tiempo ha sido vedada por el mundo para que no podamos conectarnos con nuestro poder. La energía creadora es la mas poderosa que existe, tan potente que puede crear vida y es nuestra fuerza que nos permite acercarnos a nuestra parte divina y ser co-creadores en este mundo. Durante milenios el Taoismo al igual que las culturas Orientales han logrado guardar estos secretos y sostenerlos en el tiempo. Lentamente en los últimos 10 años se nos han ido abriendo al mundo de occidente estas realidades que parecen sacadas de cuentos de la mil y una noche; realidades que nos permiten explorar y potenciar nuestra vida cotidiana desde la energía de la sexualidad. Primero es importante aclarar que la sexualidad sagrada no tiene nada que ver con el sexo como lo entendemos nosotros. No tiene que ver con una penetración de un pene con la ansiedad que ha sido entrenado para terminar pronto porque su cultivo en solitario ha sido en verguenza y pena. Tampoco tiene que ver con una vagina devoradora y neurótica que absorbe el pene como un intercambio de energía para ganar conexiones emocionales y hasta económicas. La sexualidad sagrada tiene que ver con AMOR. Amor entendido como la conexión más sagrada hacia la divinidad, como la conexión mas sagrada hacia dentro, primero en un encuentro infinito de la propia esencia de la persona y luego y solo luego un encuentro con esa otredad que es la pareja en un bucle maravilloso donde se intercambian las energías y se construye una energía en conjunto que es mágica y trasciende el apego, el deseo y el tiempo. Entendiendo que el instante que se está con el amado es eternal y que la relación vincular que se tenga con esta persona es trascendente por el periodo de tiempo que se camine junto a ella. La sexualidad sagrada tiene que ver con explorar la energía que produce el encuentro y la conexión espiritual que se puede lograr al unir las energías de los dos seres que interpretan este baile maravilloso. Va mas allá del disfrute de los sentidos, hasta va más allá del orgasmo. Esto no quiere decir que los encuentros sexuales que tengamos con sexualidad sagrada van a ser aburridos o tedicios (cosa que si se puede decir del sexo occidental), sino más bien que trascienden ese espacio, no son el fin. El fin es la construcción de una autopista maravillosa para un despertar espiritual. Para lograr vivir este encuentro especial con la pareja escogida a niveles vibracionales debemos tener un cultivo en solitario. Esto quiere decir aprender primero solos a manejar esta energía sexual, explorarla y controlarla. Venirse, no es el fin del camino, porque corta toda posibilidad de seguir construyendo el vínculo con tu pareja; Adicionalmente, en especial en los hombres, eyacular solamente quita energía psíquica, emocional y vital. La eyaculación debe ser reservada para la procreación. Entonces podemos llegar a nuestro primer punto importante: Existen diferentes objetivos de la sexualidad. Puede ser el reproductivo, el recreacional y el espiritual. Vamos a enfocarnos en el menos conocido que es la sexualidad espiritual. Lo que yo llamo: alquimia sexual. El nombre ha sido escogido porque luego de las investigaciones recogidas de algunos lugares el mundo, así como experiencias propias puedo aseverar que el sexo puedo ser una alquimia de la energía vital de las personas. Eso quiere decir que si logramos enfocar la energía sexual como transmutadora podemos al tener actividad sexual (solo o con pareja) llegar a limpiar, encaminar, profundizar nuestro Ser y tener un camino hacia nuestra Alma directa sin intermediarios. En la práctica de la alquimia sexual se explora lugares increíbles de nosotros mismos, que se desconoce aún para la ciencia como nominarlos. Además que al realizar la práctica con la intensión correcta se logra que las personas puedan limpiar traumas de su infancia, adolescencia y dificultades cotidianas, traspasándolas más allá y atravesándolas en sanación. Para esto debemos aprender algunos conceptos importantes que describiré brevemente: Todos los seres humanos tanto hombres como mujeres somos multiorgasmicos. Se ha abierto las últimas décadas la información de la capacidad multiorgasmica de la mujer, pero se conoce desde culturas milenarias que con un entrenamiento básico el hombre también puede ser multiorgasmico. Para hacerlo se debe seguir una serie de entrenamientos con el musculo PC ( pubococcígeo). Las mujeres deben entrenarse con huevos yoni para poder manejar este musculo que les permite potenciar su orgasmo. La eyaculación hace que la persona se vacié de su energía por lo tanto dividir orgasmo con eyaculación y escoger el primero es muy valioso para la práctica de la alquimia sexual. La limpieza energética de los integrantes de la conexión sexual es muy valiosa, deben estar limpios y desconectados de las relaciones pasadas. Un requerimiento de la alquimia sexual es que estemos 100% solo con nuestra pareja. Esto no involucra que será para toda la vida pero sin durante el tiempo que se transite en la conexión de pareja. La unión de las dos energías de los amantes hace que realmente la unión sea completamente profunda. Se realiza una conexión bioelectrónica, hormonal, de vitaminas, y fluidos que también se traspasan hongos, bacterias y virus que para uno de los miembros puede ser normal tenerlo y para el otro causarle alguna patología. Por lo tanto la conexión es con Todo lo bueno y con Todo lo malo. Es importante que cada persona en la pareja pueda hacerse cargo de sus propias emociones y que aprenda a manejarlas, al igual de su vida cotidiana. En resumen: seres completos que no necesiten la conexión sexual para llenar ningún vacío en su vida, sino más bien, sumar al de su compañera o compañero. El asenso en el bucle energético en pareja de la energía se realiza con una técnica maravillosa de respiración y conocimientos de la kundaline . Es una técnica accesible a todas las personas, no es necesario ser un Iniciado para hacerlo, pero si un Iniciado para valorarlo. Para finalizar quiero decirles que la alquimia sexual es un camino de despertar espiritual, donde el crecimiento de cada individuo es exponencial y en pareja muchísimo más ya que se potencia lo que somos en conjunto. Vivir la sexualidad a plenitud involucra hacernos responsables de nosotros mismos y compartirse en pareja en esta exploración maravillosa del tantra sexual.

Comentarios